Protocolos Jurídico-Policiales en trastornos del espectro autista

Estos primeros protocolos jurídico-policiales han sido concebidos para ofrecer una guía a jurídicos y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuando traten con personas con síndrome de Asperger y otros trastornos del espectro autista (TEA) en el campo jurídico-policial permitiéndoles, de esta manera, entender las características y particularidades esenciales de este síndrome con el objetivo de evitar conflictos interpersonales de imprevisibles consecuencias.

Desde - Hasta: 16/09/2016 - Actualmente

El objetivo de estos protocolos es ofrecer una herramienta de intervención con personas con síndrome de Asperger en el ámbito jurídico-policial para entender las características de este síndrome con el fin de evitar conflictos sociales e interpersonales. Estos protocolos han sido elaborado gracias a la inestimable labor de Dña. Elena Garrido Gaitán, Psicóloga y Perito Forense, Co-directora de BAMA Psicología s.c.p. y del Centre Integral de Psicologia Juridica i Psicoterapia así como docente en la Universidad Autónoma de Barcelona.

En los últimos cuarenta años, la prevalencia de los trastornos del espectro del autismo (TEA) se ha incrementado significativamente situándose en la actualidad en 1 caso por cada 100 nacimientos (Autismo Europa, 2012), lo que cifraría en más de 450.000 el número de personas con TEA en España. No obstante, el número de personas afectadas por este tipo de trastorno sería superior al millón si se considera el profundo impacto que produce en el sistema familiar en el que se desarrolla la persona, repercutiendo por lo tanto en cada uno de sus miembros. Distintos países han ido tomado conciencia del desafío que la prevalencia de estos trastornos implica y han establecido medidas para su abordaje.

Para la Confederación Asperger España, el abordaje específico de lo que denominamos Asperger Adulto (sexualidad, autonomía funcional, ámbito laboral y legalidad) se ha convertido en uno de los pilares que rigen nuestros nuevos desarrollos y una manera de dar respuesta, aún inicial aunque prometedora, al crecimiento del colectivo para el que trabajamos.

Los elementos más sustantivos y prácticos de nuestros protocolos jurídico-policiales en síndrome de Asperger y otros TEA, son:

  1. La necesidad de implementar los desarrollos y el espíritu de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y su protocolo facultativo aprobados el 13 de diciembre de 2006.
  2. Hacer efectivo el respeto a la dignidad de las personas en el cumplimiento de las leyes nacionales y europeas.

Hace mucho que quedaron atrás los tiempos en los que las asociaciones demandábamos respeto a nuestras diferencias y cumplimiento, digamos pasivo, de los derechos reconocidos por la ley a las personas con discapacidad y más específicamente a las personas con síndrome de Asperger y otros TEA. Para alcanzar una inclusión real en los intercambios sociales es imprescindible una actitud activa de colaboración entre:

  • Las entidades del Tercer Sector entre nosotras mismas. Es esencial la coordinación y suma de esfuerzos buscando sinergias y evitando duplicidades que difuminan y dispersan esos esfuerzos haciéndolos menos eficaces.
  • Pero también entre las entidades y las instituciones públicas y privadas.

Es decir, se hace necesaria una permeabilidad no sólo entre saberes, sino también entre instituciones y ámbitos sociales.

No se puede esperar que se atienda a la diversidad si las entidades de la diversidad no ayudamos a que eso sea así. La demanda y la crítica social es buena y necesaria, pero la colaboración activa resulta imprescindible y, sobre todo, extremadamente útil para la mejora de la calidad de vida de los colectivos a los que nos debemos.