II Congreso Internacional de Sevilla 2009

Los primeros congresos sobre síndrome de Asperger en Barcelona y Oporto en el año 2006 fueron un foro de exposición básica y referencial sobre este trastorno, su etiología, causas, circunstancias, prevalencia, diagnóstico e intervención desde un punto de vista multidisciplinar. A la vista del éxito de participación y del nivel alcanzado en los citados congresos, el II Congreso Internacional Sevilla 2009 pretendió anuar los esfuerzos de las asociaciones de España y Portugal.

Desde - Hasta: 19/02/2009 - 21/02/2009

El Congreso se celebró en la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla, los días 19, 20 y 21 de febrero de 2009.  En el acto inaugural participaron, entre otras personalidades, la Secretaria de Estado de Asuntos Sociales del Gobierno de España, Dña. Amparo Valcárcel; la Consejera de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía, Dña. Micaela Navarro y el Delegado Provincial de Salud en Sevilla de la Junta de Andalucía, D. Francisco Javier Cuberta. 

Las concluisones del Comité Científico y Organizador, fueron:

1.- El síndrome de Asperger es una discapacidad social de aparición temprana.

2.- Los estudios genéticos se están centrando en valorar la heterogeneidad ya que los estudios de gen único no explican el síndrome de Asperger en el 90% de los casos.

3.- El síndrome de Asperger supone una alteración en el procesamiento de la información.

4.- La comprensión psicológica del trastorno es clave para el tratamiento. Es necesario ir más allá de la conducta y captar su modo de ver y sentir el mundo. Para avanzar en esta compresión es necesaria la investigación evolutiva desde las primeras etapas del desarrollo.

5.- Se hace imprescindible una formación específica de los profesionales implicados en su educación y tratamiento.

6.- Más que el déficit, el foco del tratamiento han de ser las competencias, intereses, preferencias y proyectos de futuro de la persona con síndrome de Asperger.

7.- Los tratamientos cognitivo-conductuales pueden facilitar el desarrollo y la integración educativa, social y laboral de estas personas.

8.- Las nuevas tecnologías abren nuevas expectativas para favorecer el desarrollo de programas de tratamiento de las personas con síndrome de Asperger en diferentes áreas y para adaptar entornos favorecedores de su desarrollo y de su inclusión social.

9.- El tratamiento no puede limitarse a la enseñanza de estrategias y habilidades sociales, es necesario fomentar el desarrollo de la cognición social y afectivoemocional, teniendo en cuenta que la meta de la educación es mejorar su autonomía y calidad de vida.

10.- Falta evaluación científica de la eficacia de los distintos tipos de intervención psicológica y educativa. Es urgente la investigación en este campo.

11.- La posibilidad de mejora está abierta a lo largo de la vida. Esto nos plantea el reto de conocer mejor las necesidades del adulto con síndrome de Asperger, con objeto de ajustar mejor los apoyos y procedimientos de intervención requeridos para mejorar el funcionamiento y conseguir una vida de calidad.

12.- En el síndrome de Asperger se constata una elevada comorbilidad, dado el estrés que sufren y el escaso apoyo social que experimentan.

13.- Para el tratamiento de los trastornos comórbidos se hace imprescindible introducir ajustes en la organización de los servicios de salud mental y asegurar una especialización de los clínicos en síndrome de Asperger.

14.- El síndrome de Asperger, como discapacidad de carácter social, es una realidad que no corresponde a una situación transitoria sino que es una condición permanente que debe de ser comprendida y aceptada, tanto por los afectados, sus familias como por el entorno más próximo.

15.- La Administración no está dando respuesta efectiva a las necesidades que presentan a lo largo de todo su ciclo vital las personas con síndrome de Asperger y sus familias.

16.- Son las familias y las asociaciones que las agrupan quienes soportan y dan solución en la práctica a las necesidades y problemática compleja de las personas con síndrome de Asperger y sus familias.

17.- Es necesario que la Administración muestre el apoyo expreso y efectivo, mediante la aplicación de recursos y medios a la atención de las personas con síndrome de Asperger y sus familias.

18.- Es urgente y necesaria la creación de unidades específicas y especializadas, protocolos de actuación así como coordinación de recursos y medios para dar solución a las necesidades que presentan las personas con síndrome de Asperger y sus familias.

19.- Es imprescindible que de manera inmediata, se asuma por la Administración la necesidad, puesta de manifiesto en este Congreso, de formación específica sobre síndrome de Asperger para profesionales que están llamados a detectar, diagnosticar e intervenir en personas con este síndrome.



En Sevilla a 21 de febrero de 2009.
Comité organizador - Comité científico